ISSN 1678-0701
Número 72, Ano XIX.
Setembro-Novembro/2020.
Números  
Início      Cadastre-se!      Procurar      Área de autores      Contato     Apresentação     Normas de Publicação     Artigos     Notícias     Dicas e Curiosidades     Para sensibilizar     Entrevistas     Saber do Fazer     Arte e ambiente     Divulgação de Eventos     O que fazer para melhorar o meio ambiente     Educação     Sementes     Ações e projetos inspiradores     Gestão Ambiental     Cidadania Ambiental     O Eco das Vozes     Relatos de Experiências
 
Educação

No. 72 - 03/09/2020
“DESPLEGAR LAS ALAS DEL ALMA”   
Link permanente: http://revistaea.org/artigo.php?idartigo=3983 
" data-layout="standard" data-action="like" data-show-faces="true" data-share="true">

Mandala “Las Alas del Alma” (Esther Mónica Shocron B.)

Frase inspiradora:

Sem a educação das sensibilidades, todas as habilidades são tolas e sem sentido”

(RubemAlves)

Desplegarlas alas delalma”

(Antes de actuar leamos lo que el alma nos dice)



Abramos este espacio compartido con una breve experiencia de sensibilización y sintonía…Preparemos todo nuestro ser para entrar en unespacio de silencio personal, de profunda conexión con nuestro centro de luz… Despleguemos las alas del alma; abramos el corazón y volvámonos receptivos para que nuestra respiración se transforme en inspiración y conciencia…

Dejemos que nuestros ojos recorran el espacio, refrescando nuestra mirada en cada pausa; descubriendo colores sutiles y transparencias luminosasque están más allá de lo visible, lo plano y lo concreto…Dejemos que nuestras manos dancen y rocen el aire con delicadeza; que nuestros dedos perciban las texturasaéreas y la brisa… que descubran calores y frescuras; que se detengan, palpen y sientan la corporalidad del aire entre las manos, creando formas sutiles y cambiantes… Dejemos que los sonidos lleguen y colmen nuestros rincones internoseditando nuevas melodías, que sólo el alma reconoce en su intimidad…Dejemos -por sobre todo- que el corazón sienta y perciba más allá de la materia y de las formas, el alma de todas las cosas…

Ahora, que hemos abierto este espacio de conexión sensible, en el cual el cuerpo, mente y alma se encuentran, ya hemos preparado el camino para sintonizarnos con la percepción profunda; estamos listos para acceder a canales de comunicación libres de interferencias y sentirnos en comunión con todos los seres. Es el momento de desplegar las alas del alma paratransitar una nueva experiencia compartida, de reflexión,co-creación y transformación.

Con nuestra sensibilidad expandida estamos en condiciones de aprender a escuchar de un modo más profundo y consciente y encontrar las respuestas que necesitamos oír, en este aquí y ahora, para este renacimiento inminente, que nos ayudará a trascender la macro-experiencia planetaria, llamada “pandemia”…



Qué nos ha mostrado la experiencia “Pandemia”, a lo largo de estos meses?En lo que vade mi vida, es la primera vez que toda la humanidad se ha vuelto protagonista de una macro-experiencia, en la que los miedos, la incertidumbre y los cruces de caminos, se mezclan con visiones diferentes, optimistas y esperanzadoras, y van tejiendo al mismo tiempo, una única trama entrelazando sus hebras.

Esta experiencia nos ha llevado a hacernos muchas preguntas, a replantearnos el modo de vivir, el enfoque de las prioridades, de la convivencia, de las creencias; a reflexionar acerca de nuestros hábitos… y tal vez, mucho más…

Nos está impulsando a ir más allá, más profundo, en nuestra búsqueda del equilibrio, de la armonía, despertando la necesidad casi silenciosa de pausa, reflexión, sanación y renacimiento.

A lo largo de estos meses de pausa y movimientos restringidos, fueron apareciendo, en mis momentos de silencio personal, un montón de asociaciones temáticas que las percibí como pequeños destellos de inspiración para profundizar la mirada interna, para reflexionar, para preguntarnos honestamente sobre lo que significan para cada uno de nosotros, para nuestras vidas, la vida de todo el planeta, para la vida de la gran familia humana.

Y aquí va esa lista, así como fue apareciendo en el “tren de mis pensamientos”; con una secuencia espontánea, no vinculante –o sí-Apenas un ramillete de ideas diversas, que tal vez les resuenen internamente a muchas personas, más allá del orden o secuencia, más allá de suscontenidos temáticos y afinidades.

Estas palabras o frases, aparecieron en mi mente como inspiración para búsqueda y reflexión. Es por esoque aquí las comparto, porque tal vez puedan transformarse en inspiración para otros…

De todas ellas, algunas serán parte del contenido de esta edición, otras

seguramente- quedarán vibrando en mi interior para una próxima vez, y quizás, también quedarán vibrando en el interior de quienes se acerquen para “desplegar las alas del alma” en esta edición.

Aprendizajes

Uso del medio ambiente

Uso de nuestra libertad

Naturaleza y Ser Humano

Nuevas rutinas cotidianas

Animales que estuvieron viviendo sus “cuarentenas previas”

Redescubrir prioridades- ser selectivos con las prioridades

Desestructurarnos- Nuevo concepto del tiempo?

Desechar automatismos

Poder humano sobre el mundo y el desequilibrio que ha causado

Consumos estériles-consumismos excesivos

Necesidad de abandonar modelos obsoletos

Alimentación y cambios

Priorizar el SER sobre el tener

Búsqueda del equilibrio entre lo esencial y lo extra

Aprender a vivir encontrando lo extraordinario en lo ordinario



Sentido de ser y trascendencia.Muchas veces nos habremos dicho íntimamente que todo lo que acontece tiene un sentido trascendente; que todo lo que ocurre dentro de nuestro contexto personal, también se da dentro de un contexto mayor que nos abarca y nos incluye. Necesitamos identificar ese sentido, reconocerlo y conectarnos con él para que nuestras acciones entren en sintonía con sus vibraciones, y entre todos, podamos crear la nueva melodía de la vida planetaria.

Para hacerlo posible, precisamos salir del ego hacia el mundo que nos rodea; “salir del yo” e ir hacia el otro “yo”; ir al encuentro del otro con el corazón abierto. Necesitamos parar y hacer pausas; aprender a conectarnos con nuestros sentidos más profundamente, contemplando –por ejemplo- un cielo y sus estrellas, o un bello paisaje, o el vaivén de las olas… o escuchar los sonidos musicales de la naturaleza, redescubrirlos y cultivar cada vez, nuestra capacidad de asombro. Necesitamos aprender a escuchar y leer el alma; a profundizar nuestra sensibilidad para comunicarnos, para comprender, para convivir, para co-crear. Necesitamos aprender a mirar a los ojos de los demás, a vernos y descubrirnos en ellos, a encontrar la divinidad en cada mirada y reconocernos –también- en cada una de ellas. Necesitamos aprender a conectarnos conscientemente con las prioridades, a diferenciar lo esencial de lo superfluo y ponerlo en perspectiva, tenerlo presente a cada paso del camino, en cada toma de decisiones.



De caminos y responsabilidades. Cada uno de nosotros tiene un camino que la vida le ha diseñado en exclusividad; pero -a su vez- ese camino personal se conecta con otros muchos caminos, también diseñados en exclusividad para los demás seres. Nuestra sabiduría ha de inspirarnos –entonces- a realizar recorridos conscientes de estos diseños, para poder contribuir con el tejido de una trama sutil, flexible e inclusiva, en la cual cada hilo identifique el recorrido del camino personal con un sentido profundo y trascendente, que al entrelazarse con otros, nos conecte, nos reúna y nos vincule con la existencia del Todo.

Sin importar dónde vivamos, cuáles son nuestros orígenes culturales, nuestras razas, nuestras creencias… todos somosparte activa en estos tiempos de cambios y aprendizajes; todos somos responsables de este proceso de transformación. Cada ser tiene la responsabilidad ineludible de “componer”, de enmendar, la parte que le toca, la que corresponde a su camino personal dentro del contexto mayor. Todos necesitamos re-calibrar nuestros enfoques cotidianos, nuestro modo de convivir,nuestras elecciones, nuestros hábitos.



Reparar-Sanar. Necesitamos reparar lo que se ha roto; sanarnos como humanidad y hacer nuestra parte para contribuir con la sanación del planeta.

Son tiempos de alta sensibilidad, en los que las despedidas silenciosas y las distancias duelen en lo profundo; los abrazos y las manos dadas despiertan nostalgias; las miradas y las voces se buscan en el “ciberespacio”; las rutinas conocidas se han modificado; las habilidades personales se han manifestado en formas impensadas; los encuentros casuales se transformaron en citas virtuales… Son tiempos en los que las emociones están expandidas y hasta –a veces- desbordadas. Pero la vida sigue su curso y precisamos transitar las experiencias conscientemente para poder sanar. Ha quedado al descubierto la imperiosa necesidad de fortalecer y sustentar nuestra expansión espiritual -nuestra espiritualidad- y nuestra calidad humana; de transformarnos en una humanidad “más humana”, más altruista, más espiritual, más consciente… para poder sanarnos.



Cómo lo hacemos?Primero, dándonos cuenta que si lo que hacíamos no dio resultados positivos es hora de cambiarlo.Entonces, se trata de búsquedas y experimentación; aprendizajes y transformación.

*Aprendamos a salir de nuestro ego, de nuestra zona de confort; a ver la belleza que nos rodea,a quedarnos extasiados al contemplar el cielo, las estrellas, la naturaleza…a miraral mundo con nuevos ojos, expandiendo nuestra visión y descubriendo puntos de luz donde la oscuridad amenaza dejarnos con ceguera.

*Salgamos de nosotrospara“ponernos en los zapatos de los demás”, para comprenderlos y comprendernos; para poder regresar al origen, a la armonía, al equilibrio, con nuestra visión expandida, con nuestro corazón abierto y nuestra sensibilidad profundamente activa.

*Conectémonos con nuestra espiritualidad, recordando que somos seres espirituales aprendiendo a ser humanos y planetarios y que la espiritualidad nos integra como unidad cuerpo-mente-corazón-espíritu.

*Llevemos a cabo nuestra misión con una visión amorosamente inclusiva y respetuosa, porque cada uno de nosotros tiene una responsabilidad dentro del todo, una tareaque está vinculadaexclusivamente con sus capacidades especiales y únicas (y ésa, es su misión).

*Re-aprendamos a convivir con todo nuestro entorno, con cada uno de los seres que lo integran, haciéndolo generosa y humildemente.

*Aprendamos a caminar nuestros caminos con humildad, recordando que ella nos regala grandeza y honorabilidad. Una cualidad de la humildad es la simpleza; y es por eso, que nuestra tarea es unir el sentido de lo simple a nuestra vida cotidiana, para transformarla en el esplendor de la vida.



Parar y reflexionar. El vertiginoso ritmo que nos estuvo impulsando en lo cotidiano hasta hace unos cuantos meses, se quebró; nos obligó a parar como un llamado a la pausa y alareflexión, para mostrarnos que son tiempospara que cada ser despliegue sus alas del alma, aprenda a hacerlo diariamente y se conecte con canales sensibles, para ver y escuchar más profundo, más allá de las apariencias, hasta vibrar-en la convivencia cotidiana- en comunión con todos.Parar y reflexionar… porque en el silencio se despejan las interferencias, se clarifican la mente y las emociones; porque al detenernos, podemos captar y percibir detalles que el movimiento vertiginosoimpide reconocer o descubrir.Parar y reflexionar… para calibrar nuestra visión antes de actuar; para conectarnos con la inspiración, escuchando la voz del alma antes de ponernos en acción.



Elevarnospara ver más amplio y trascender estructuras limitantes. Todas las estructuras envejecen, las físicas y las otras. Cuando envejecen se convierten en estructuras frágiles, inflexibles, sostenidas apenas por visiones transformadas en anclas, que se vuelven limitantes y patológicas.

El sentido común -la sabiduría interna- nos dice que para poder sanar,tenemos que trascenderlas estructuras obsoletas; encontrar nuevas formas flexibles y renovadas que sean “hélices”, capaces de elevarnos por sobre la adversidadparapoder transformarla en expresiones de vida y convertir las experiencias ordinarias en experiencias extraordinarias.



Toda transformación comienza con una inspiración.Al respirar conscientemente, al inhalar y exhalar, percibimos que el flujo de la energía nos revitaliza, nos sintoniza con la vida, nos conecta con lo sutil, con un nuevo comienzo, con un renacer. Vincularnos conscientemente con la respiración,la transforma en un canal de comunicación con el alma, con el aliento de vida, con nuestra capacidad creativa. Y es tiempo de regalarnos ese diálogo fluido y cotidiano con el alma; conectándonos con el origen, con la luz primera, con nuestro ser creador, con nuestra fuente infinita de inspiración.



Es tiempo de completar aprendizajes pendientes

*Abrir el corazón: Aprender a dar lo mejor de nosotros mismos, activando nuestra bondad originaria; dándonos cuenta que somos quienes somos porque otrosson quienes son. Y aunque esto parezca un juego de palabras, simplemente nos dice que abramos el corazón; porque al abrir el corazón podemos ver más allá del ego, salir de él y comprender; porque al abrir el corazón entramos en el corazón de los otros y comprendemos… Y al comprender, incluimosrespetando la diversidad y nos regalamos la oportunidad de una convivencia amorosamente plena.

*Elegir: Es tiempo de elegir con sabiduría y consciencia. Podemos quedar anclados a los viejos modelos transformados en lastre o fluir libres de temores con nuevas inspiraciones, abrazando nuevas formas de vida, de convivencia, nuevos modos de vincularnos unos con otros.Hacer esta elección depende de nosotros, porque es un acto estrictamente personal pero que repercute en la totalidad.

Cada elección precisa de una visión previa. Recordemos que la visión es la que nos pone en movimiento y orienta nuestra dirección. Por lo tanto, antes de elegir tenemos que aprender a escuchar conscientemente, a sentir profundamente, a ver más allá de la superficie y ajustar nuestra visión. Eso ayudará a una “buena y saludable” elección, en sintonía con todo nuestro contexto. Y una buena y saludable elección precisa de una clara visión; entonces, antes de decidir, de dar el próximo paso, necesitamos ver con claridad hacia dónde vamos y cuál es nuestra visión y su trascendencia.

*Caminar con Humildad: Necesitamos aprender a caminar con humildad;es decir, vivir con simpleza; darnos cuenta de la importancia que tiene nuestra siembra cotidiana, la que realizamos en nuestro pequeño lugar dentro de un contexto mayor; porque todo comienza con una semilla, que representa lo simple, lo pequeñoen camino a la expansión y a la grandeza.

*Diferenciar lo esencial de lo superfluo; La idea de la abundancia -tal vez- esté distorsionada… Porque lo abundante es lo disponible, pero no todo lo disponible es necesario que lo consumamos sin límites; es decir, lo abundante está disponible para su consumo sólo en su justa medida y en el momento adecuado, para no caer en un consumismo excesivo o consumos superfluos.

Es tiempo dereflexión… Necesitamos hacer cambios.Necesitamos apelar a nuestra capacidad para “separar la paja del trigo”, para reconocer lo esencial y diferenciarlo de lo superfluo; para aprender a regular nuestros consumos…Qué consumimos? Alimentos, objetos cotidianos -domésticos, de uso profesional-, entretenimientos, lecturas, noticias, arte… tiempo…Necesitamos hacer cambios en nuestros hábitos, nuestro modo de vivir, la forma devincularnos. Precisamos corregir nuestro enfoquey conectarnos con lo simple, diferenciando lo esencial de lo superfluo. Porque lo esencial es lo imprescindible, es aquello sin lo cual no podemos vivir, ni expresarnos, ni ser…Recuerdo aquella frase de “EL Principito” (de Saint Exupéry) que decía… “Lo esencial es invisible a los ojos. Sólo se ve con el corazón”… y pensé en los “caminos con corazón”… que son esos que recorremos y que hacen brillar nuestra luz interior; los que nos sintonizan con la alegría, la vitalidad, el amor infinito. Son los caminos que nos acerca a la mejor versión de nosotros mismos (ver edición anterior: “Ser la mejor versión de nosotros mismos”), para brindar nuestros dones y ayudar a que otros brillen también. Recordemos que la mejor versión de nosotros mismos es la que une corazón y mente en cada acción, en cada actitud, en cada palabra o en cada silencio.Es esta versión la que nos guiará con sabiduría para conectarnos con lo esencial y distinguirlo de lo superfluo; la que nos permitirá descubrir la grandeza que alberga lo simple.

Y aquí voy deteniendo el diálogo con el alma… voy dejando espacio para el silencio, para nutrirnos también de él, para que la pausa nos prepare para la próxima vez, para nuestro próximo encuentro de almas.

Dejo aquí un pequeño texto que llegó hasta mí para ser compartido:



Caminar de Forma Sagrada” (Chaman Sioux Alce Negro)



Caminar de forma sagrada es hacer de la vida un arte,

Vivir cada momento como si fuese el último,

Dar cada paso como si fuese el primero.

Inspirar amor y conciencia en este frágil cuerpo nuestro

Y entrar en el cuerpo mayor que todos compartimos.

Ver que cada paso deber ser dado con ligereza,

Sin forzar nada, sin crear más ego.

Caminar de forma sagrada es liberarnos de nuestro sufrimiento

Y permitir que la brillante esencia del momento

Dirija nuestro siguiente paso.

En un cuerpo abierto, en una mente abierta, en un corazón abierto,

Las posibilidades son ilimitadas.

La sanación se encuentra por doquier,

Cada paso es precioso,

Cada paso es una nueva sanación.



Esther Mónica Shocron Benmuyal

Embajadora de Paz

Distinción otorgada por Mil Milenios de Paz y Fundación Paz, Ecología y Arte

http://alaluzdelavida.blogspot.com

http://semillasluzparalavida.blogspot.com

alaluzdelavida@gmail.com



" data-layout="standard" data-action="like" data-show-faces="true" data-share="true">
 
  Início      Cadastre-se!      Procurar      Área de autores      Contato     Apresentação     Normas de Publicação     Artigos     Notícias     Dicas e Curiosidades     Para sensibilizar     Entrevistas     Saber do Fazer     Arte e ambiente     Divulgação de Eventos     O que fazer para melhorar o meio ambiente     Educação     Sementes     Ações e projetos inspiradores     Gestão Ambiental     Cidadania Ambiental     O Eco das Vozes     Relatos de Experiências